Comentarios sobre los beneficios psicológicos de hacer un blog

Por Carolina Baeza
No hay que subestimar el efecto de internet en nuestro quehacer diario, el acceso a la información que nos podemos permitir ahora es casi ilimitado, pero sobretodo es un mundo paralelo de interacción, de relaciones ¿virtuales?, ¿reales a través de lo virtual?... Como todo, debe tener sus pros y sus contras, y como es tan amplio el tema y tan interesante por cierto, hay que acotar para reflexionar sobre un aspecto en concreto, y se me ocurrió que frente al boom de las bitácoras (blogs) al cual nos hemos sumado las “hijas”, es atractivo pensar que efectos puede tener esto en nuestra vida. Una amiga y colega la otra vez me comentaba, "que bien lo del blog, es terapéutico", ¿terapéutico?...
Hacer un blog es gratis, relativamente simple y aguanta cualquier contenido, el límite lo pone el lector. Con una buena y sencilla campaña de difusión las visitas comienzan a llegar, y como existen contadores, podemos saber cuanta gente ha visitado el sitio, de que país es el visitante, cuanto tiempo más o menos se quedó mirando el blog, etc... alucinante. Donde podría estar lo terapéutico...? veamos algunos ejemplos:
  • Escribir mi blog ha sido un desahogo gigantesco, un ahorro de psicólogo y psiquiatra. Yo creo que a todos les pasa lo mismo, porque hay gente dispuesta a escucharte. Para mí ha sido una terapia. Me hace sentir feliz”, comenta Priscila Rojo en un reportaje de la Revista Ya.
  • "...Si se trata de vomitar sinceridad… ya lo he hecho. Y espero haber quedado algo más limpia después de esto, y sentir que se aleja lenta y resignadamente el pesimismo que no me dejaba ver más allá" escribe La ramita de Colibrí Lillith , a lo que un lector comenta: "Aunque sólo sea por el intercambio, entendido en su más extensa expresión, palabras susurradas, escritas, gritadas... El intercambio como terapia para saltar a la siguiente casilla. Único antídoto"
  • Un blog de mujeres croatas que “hacen régimen ‘online’” se convierte en el nuevo Diario de Bridget Jones: recibió más de 40.000 visitas en sus diez primeros días de existencia y ha movilizado a llevar una dieta más sana” (Informativo Tele5.com,31 de marzo de 2007)
Aprender a hacer un blog en lo técnico es simple, pero hay que saber algunas cosillas. Luego al ir perfeccionando los conocimientos técnicos, es posible llegar a convertirse en un webmaster, dominar a la perfección el html y esas cosas (que por cierto yo no manejo) es todo un campo. Podría, el hobbie, llegar a a ser un medio para ganarse la vida, por qué no. Sin ir tan lejos, el sólo hecho de entrar en internet y comenzar con un blog por muy simple que éste sea, a lo menos implica adquirir ciertos conocimientos nuevos (técnicos) que en definitiva constituyen la adquisición de una nueva habilidad, que nunca le hace mal a nuestra autoestima. Ahora en el contenido; decidir publicar sobre un tema del cual se es experto: comentarios elogiosos garantizados. Si el blog es personal, un lugar donde plasmar emociones, experiencias y opiniones, puede ser beneficioso; escribir ayuda a elaborar al igual que verbalizar nuestros contenidos, es un ejercicio de introspección y de catarsis incluso, que ciertamente es terapéutico, ¿es el blog el lugar indicado para hacerlo? ese es otro tema, la privacidad es una cuestión de importancia relativa según para quien. Internet es una vitrina que ofrece la alternativa de publicar al mundo lo que queramos, y por ende nos expone de alguna manera al escrutinio publico, cuestión que no deja de ser atractiva e intimidante a la vez. Por otro lado, nos exponemos sólo al escrutinio público, no a una intervención psicológica. Con suerte recibiremos algún comentario que nos refuerce, apoye o nos haga sentir bien, pero no hay que confundir, y mucho menos homologar a una terapia.
Los autoregistros tan usados en técnicas cognitivo conductuales tendrían una similitud con esto de escribir un blog de forma sistemática. Pero creo que uno de los aspectos más relevantes, es esto de estar expuesto a millones de potenciales lectores, porque hay ahí un potencial de feedback importante. Los lectores pueden dejar sus comentarios y pareceres acerca de lo escrito con gran facilidad, ¿en que otra situación puedes recibir la opinión de otros, de desconocidos, acerca de tus ideas? Cuando conversas con la gente claro, pero el cara a cara pone otros elementos en juego... el anonimato da cierta libertad. Los bloggeros exitosos, (entendiendo por exitoso el hecho de recibir visitas y comentarios que reflejen que hay interacción y que no es un blog isla) seguramente se ven muy gratificados por lograr el interés de lectores, probablemente se establezcan nuevas amistades, nuevos diálogos, en resumen se amplia el circulo y eso efectivamente es saludable...

Pensando en todas estas cosas, se me ocurrió entrevistar a Julio César Piña (Argentino, 42 años) quién tiene entre sus aficiones una bitácora personal y otro El blog de Cesar que él define como un blog de ayuda, donde ofrece datos y trucos para mejorar el blog. Le pregunto por sus envidiables estadísticas: 100 visitas de promedio al día (54% son usuarios nuevos y el resto recurrentes), desde junio 06 a marzo 07 registra casi 23.000 visitantes y sólo en marzo registró 7.000 visitas. Recibe constantemente consultas a un chat y 7 mails en promedio al día. Podríamos decir que es un blogero exitoso. A pesar de esta gran demanda de ayuda, Cesar me cuenta que le dedica 1 hora diaria al blog, y que responde las consultas día por medio. Él ayuda desinteresadamente a todo aquel que se lo pida, siempre y cuando el blog del consultante (dejarle la dirección es la única exigencia) no profese algún tipo de discriminación en sus contenidos. Para Cesar la principal gratificación de este hobbie es el conocer gente, agrega: “además me encanta ver que trucos míos andan dando vuelta por la web. Hay dos o tres que los veo en muchos blog y eso me pone el ego por las nubes, jaja”. También me comenta que desde que empezó a tenido ofertas de trabajo “hice dos que ante tanta insistencia las cobré, pero no quiero que sea esta mi fuente de ingreso porque seguro que lo dejo”, “Esto me encanta y lo veo como una herramienta de comunicación que crece muy rápido, que conviene atender y comprender”. Le pregunto por desventajas, y considera que no las ha habido, solo ha tenido algunos incidentes menores, como cuando algunos lectores le exigen ayuda como si él tuviera obligación de hacerlo, y refiere “una cosa rara que me pasa es que muchos de mis amigos que no se dedican mucho a esto de los blogs, se sorprendieron al ver mi blog personal, y cuando vieron el perfil más todavía. Fue raro, me di cuenta que cosas que en mi vida nunca había contado las volqué en el blog como si nada. Casi se convierte en un diario público y yo siempre traté de conservar mi intimidad. Hay muchas cosas que no puse para preservar a mi gente, pero empezaron los reclamos y es allí donde decidí ponerle freno al asunto. Por eso cerré el blog personal.” (Bueno, el límite entre lo público y lo privado no deja de ser conflictivo, y es posible que éste sea una razón recurrente para cerrar muchos blogs).

Para concluir, hay que decir que debemos ser prudentes, hasta la fecha no he encontrado ningún estudio publicado aun que haya evaluado los beneficios psicológicos de hacer un blog, pero sin duda hay ciertos elementos que nos hacen pensar que hacer un blog deja en los usuarios una sensación subjetiva de beneficio, de algo grato. Y por supuesto que el concepto de blog exitoso es relativo, si el blog recibe modestas visitas pero hace sentir bien a su autor ¿no es exitoso también?.

2 comentarios:

Roberto dijo...

Hola Carolina, interesante esto de los beneficios psicológicos. Imagínate, en 4 años, tengo puras buenas cosas de los blogs, me ha permitido comunicarme, trabajar en forma distinta, divertirme mucho escribiendo y conocer un montón de gente entretenida y especial, incluso a ella.

Alguna vez escribí algo parecido a consejos. Está aquí.

Les dejé un link allá en El mundo sigue ahí.
Keep blogging!

la Harych dijo...

Buenass! yo opino diría mi nieta: realmente estoy plenamente convencida de que sicológicamente la construcción de blogs es muy buena partiendo que uno crea algo más o menos artístico, saca desde dentro las cosas menos pensadas que tenía, el sólo hecho de escribirlas es un paso para balancearlas, quitarles lo estructurado que tenía. Es magnífico y realmente es barato!!a cá los sicologos cobran lindo, así que zafamos con el blog. En cuanto a César se nota que es buena gente y gracias a él hemos aprendido unos cuantos. Un abrazo y las llevo conmigo para mantenerlas más cerquita
Vivi